Lunares rojos, angiomas o puntos rojos en la piel – ¿Cómo eliminarlos?

Los lunares rojos en la piel pueden aparecer con poca o ninguna advertencia. Si estás preocupado por su apariencia, definitivamente no estás solo, pero puedes respirar profundamente y relajarte. La mayoría de estos puntos rojos en la piel son totalmente benignos, así que no hay necesidad de entrar en pánico.

Paciente de dermatología que presenta lunares rojos o puntos rojos en la piel de la espalda

¿Qué son los lunares rojos?

Los lunares rojos son lesiones vasculares cutáneas benignas muy comunes y que pueden desarrollarse en casi cualquier parte del cuerpo. Se manifiestan como puntos rojos en la piel que van apareciendo progresivamente. La presencia de pequeños vasos sanguíneos y capilares en su interior son los responsables del característico aspecto rojizo (de ahí el nombre de lunares de sangre). 

En contra de lo que normalmente se piensa, estos puntos rojos en la piel realmente no son lunares, sino que pequeñas dilataciones vasculares y el nombre médico correcto es el de angioma

Buscando por la web me he encontrado con múltiples términos para la misma entidad y quizás los conoces por algunos de los siguientes nombres:

  • Angioma senil
  • Angiomas de cereza
  • Lunar de sangre
  • Punto rubí
  • Puntos rojos 
  • Hemangioma capilar
  • Hemangioma cereza
  • Manchas de Campbell de Morgan
  •  Nevus rufus

¿Cómo se ven los angiomas?

Un angioma suele ser de color rojo brillante, de forma circular u ovalada, y son pequeños en diámetro, generalmente de un tamaño que va desde la cabeza de un alfiler hasta medio centímetro. 

Algunos son planos y uniformes con la piel, mientras que otros se encuentran ligeramente levantados. Pueden sangrar si se irritan, por ejemplo al rascarse o con el roce del sujetador en las mujeres. 

A veces causan más preocupación cuando aparecen puntos rojos en la cara debido a que son menos estéticos, sin embargo no tienen un significado diferente. 

Detalle de lunares rojos o puntos rojos en la piel de un paciente mayor con fotodaño
Detalle de los lunares rojos o angiomas en la piel de un paciente.

¿Por qué aparecen los lunares rojos en la piel?

Se desconoce la causa exacta por la cual aparecen los angiomas, pero puede haber un factor genético que hace que ciertas personas sean más propensas a contraerlos. También se han relacionado con el embarazo, y algunas condiciones médicas y la exposición crónica al sol (fotoenvejecimiento).

También parece existir una relación entre la aparición de los primeros los primeros puntos rojos en la piel y la edad. A menudo comienzan a aparecer a partir de los 30 años de edad y parecen aumentar en tamaño y número con la edad. Un estudio valorando la prevalencia de los angiomas mostró que más del 75% de las personas mayores de 75 años los tienen.

El tener angiomas NO tienen ninguna relación con problemas hepáticos ni con otras enfermedades.

¿Los angiomas se producen por problemas en el hígado?

Popularmente la gente asocia comúnmente la aparición de puntos rojos en la piel con trastornos o problemas en el hígado. Incluso van más allá diciendo que se producen por la acumulación de toxinas en el hígado. Evidentemente, todo esto es falso y no existen ningún problema en tu cuerpo si tienes angiomas. 

¿Tengo que preocuparme si tengo muchos puntos rojos en la piel?

Este tipo de tumores benignos de la piel no suele ser motivo de preocupación, a menos que algunos de ellos sangre con frecuencia, cambie de tamaño, forma o color. En estos casos es importante que contactes con tu dermatólogo para solicitar una valoración y descartar otro tipo de lesiones malignas que se puedan confundir. 

Por el contrario, si tienes muchos puntos rojos en la piel y se mantienen estables en el tiempo puedes quedarte muy tranquilo. 

¿Cómo quitamos los lunares rojos en la piel?

En primer lugar no es necesario quitar los angiomas o las diferentes lesiones vascular previamente descritas. Normalmente los dermatólogos las tratamos por motivos estéticos. Otros motivos frecuentes por los cuales es necesario eliminar los angiomas es porque molestan, ya que se encuentran en áreas que se rozan fácilmente, lo que puede provocar un sangrado o irritación. A continuación detallaré los métodos más comunes para la eliminación de los angiomas o lunares rojos.

1- Electrocauterización

Este método quirúrgico de tratamiento consiste en quemar el angioma utilizando una corriente eléctrica suministrada por una pequeña sonda. Si bien es muy efectivo pueden quedar pequeñas marcas después del tratamiento, especialmente en personas de piel más oscura. Normalmente es una buena opción en angiomas pequeños pero no es mi favorito.

2- Crioterapia

La crioterapia consiste en congelar el angioma con nitrógeno líquido (−195,8 °C). El frío extremo lo destruirá. Este método es conocido por ser un procedimiento rápido y relativamente fácil de realizar. A menudo sólo se necesita una sesión de tratamiento para que la crioterapia sea efectiva.

Si bien suena muy fácil de realizar, no es mi método favorito para el tratamiento de los angiomas. Esto es debido a que en una sesión solo podemos tratar pocos angiomas y además siempre congelamos la piel sana de alrededor de los puntos rojos. Esto puede causar cambios de coloración cutáneos que pueden durar muchos meses o años.

3- Láser o luz pulsada intensa (Método preferido)

Para mi el tratamiento láser es el de elección de los angiomas. Este tipo de procedimiento implica el uso de un láser vasculares, luz pulsada intensa o láser de CO2 para la eliminación definitiva del angioma o lunar rojo. Este método es rápido, indoloro y se realiza de forma ambulatoria. Dependiendo del número de puntos rojos que tengas en la piel, puedes necesitar entre una a tres sesiones de tratamiento. Además los cuidados post-tratamiento son mínimos y puedes retomar tus actividades inmediatamente.

Tratamiento de arañas vasculares en la nariz
Antes y después del tratamiento con láser de arañas vasculares en la nariz

4- Cirugía (¡NO por favor!)

La cirugía de los angiomas también se ha descrito, aunque hoy en día apenas es utilizada. La cirugía es invasiva y tiene altas posibilidades de dejar una cicatriz. Por estos motivos, no deberían tratarse estas lesiones con cirugía ya que contamos con técnicas descritas previamente con alta eficacia, mínimamente invasivas y con excelentes resultados estéticos.

¿Qué cuidados tengo que tener después de quitar los lunares rojos?

Los cuidados después de la eliminación de los angiomas serán bastante sencillos y prácticamente no tienes que hacer mayor cuidados. Normalmente recomendamos:

  • Evitar la exposición solar de la zona tratada
  • Lavar diariamente con agua y jabón para evitar la formación de costras
  • Utilizar alguna pomada con antibióticos, vaselina o crema regeneradora durante los primeros días del tratamiento.

Una vez quitados los puntos rojos, ¿Me volverán a aparecer más?

Los angiomas que se quiten no volverán a aparecer. El problema es que al ser una condición genética aparecerán nuevos lunares rojos a lo largo de la vida. Los dermatólogos recomendamos que de forma recurrente y, según la necesidad de cada paciente, realizar sesiones de periódicas para eliminar los nuevos puntos rojos que vayan apareciendo en la piel. El tiempo es variable pero puede ser cada varios meses hasta años.

¿Cómo prevenir que aparezcan más puntos rojos?

Como les he explicado la aparición de estos angiomas está directamente relacionada con el envejecimiento de la piel y con la genética de cada persona. Es por ello que no se puede hacer nada para prevenirlos. 

Pero si no te gustan si que es importante que consultes lo antes posible, porque si los quitamos lo antes posibles no quedarán marcas visibles en el cuerpo. 

¿Que otros tipos de lesiones vasculares son frecuentes?

Al igual que los angiomas también existen otras lesiones vasculares cutáneas de características benignas que pueden aparecer durante la vida. Muchas de ellas se parecen mucho a los lunares rojos y tiene un tratamiento bastante similar. Debido a las similitudes entre estas lesiones me parece interesante que también las conozcan.

Lago venoso

Un lago venoso o laguna vascular es una dilatación de las vénulas. Es una lesión común, que se suele manifestar como una pápula asintomática de color azul oscuro a violáceo en la oreja o el labio. Se cree que los lagos venosos son el resultado de un daño solar, que debilita los vasos sanguíneos y esto permite la dilatación de las estructuras venosas superficiales.

Paciente mayor que presenta una laguna vascular en el labio inferior
Paciente presenta una laguna vascular en el labio inferior indicada con una flecha.

Araña vascular o angioma en araña

Clínicamente, este tipo de puntos rojos en la piel se deben a una pequeña arteria central de la cual irradian numerosos vasos sanguíneos pequeños. La arteria central ascendente aparece como el cuerpo de una araña, y los vasos radiantes se parecen a las patas de la araña. Son benignos y los vemos habitualmente en la cara de los niños o de las mujeres embarazadas. 

Araña vascular en la cara de un paciente joven que se parece a un lunar rojo
Araña vascular en la mejilla de una mujer

Angioqueratoma

Son neoplasias vasculares benignas asintomáticas que se caracterizan que clínicamente se ven como pápulas o nódulos verrugosos azulados o negros. Como clínicamente se parecen lesiones negras azuladas (como el cáncer de piel melanoma) es necesario siempre utilizar la dermatoscopia para poder hacer un diagnóstico correcto antes de tratarlos.

Angioqueratoma que se puede manifestar como un lunares rojos
lunares rojos azulados compatibles con angioqueratomas

Comparte este post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on email

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Artículos recomendados

Sebastian Podlipnik - Cáncer de piel

Sebastian Podlipnik

Blog de dermatología

Soy un dermatólogo y doctor cum laude en medicina y autor de múltiples estudios de investigación. Me especializo en cáncer de piel, tecnologías láser y dermatología estética. La intención de este blog es acercarlos a temas de interés en dermatología e investigación.

Mis favoritos
Suscríbete

Este sitio web utiliza cookies para asegurar que obtengas la mejor experiencia posible